logo

La Piedra

Página 1 de 50

“A mi paso surgen pantanos y ciénagas…
Cauces helados.
Abismos extraños que frenan mi paso.
Esas noches rotas…
Pero yo… aun sigo en busca de la luz que siempre imaginé”

lapiedra

Cuando Kovac compró aquella parcela de terreno, realizó con ello uno de sus más queridos y codiciados sueños. Claro que según decían quienes presumían de conocerlo bien, toda su vida había sido un profundo sueño del que todavía no se había despertado. Al menos así se expresaban los que, no pudiendo aceptar que se hubiera convertido en propietario, se resarcían tratándole de simple. El trozo de terreno que había adquirido era de los más pequeños, dentro de lo que más tarde sería una pequeña urbanización, como pomposamente alardeaban los promotores del proyecto. Lo cierto es que no era, ni iba a ser ninguna urbanización, sino un conjunto de casitas o chalés, eso, cuando fueran construidas esas casitas y esos chalés, que por el momento no era el caso. De todas formas, él estaba muy contento, ya poseía un terreno y esto suponía mucho para él, lo demás vendría más tarde. En todo caso, sólo pensar que pronto podría empezar a construirse su casa le hacía sentirse feliz. Lo haré en cuanto el momento me sea propicio, se consolaba él calculando que pronto se estabilizaría aquella zona tan perturbada en esos momentos por asuntos políticos que él no atinaba a comprender. ¡Bueno!, tampoco es que me importe mucho, se decía él prefiriendo pensar únicamente en sus cosas.

lapiedra

El caballete El caballete El caballete El caballete El caballete